Research Room - Articles and Essays on Multicultural Education, Diversity, and Social Justice
Share/Bookmark an EdChange project by Paul C. Gorski
Home
Teachers Corner
Workshops & Training
Equity Case Studies
Awareness Activities
Curriculum Transformation
Equity & Diversity Quizzes
Printable Handouts
Research Room
Humane Education
Social Justice Speeches
Social Justice Songs
Social Justice Quotations
Multicultural Links
Join Our Listserv
Contact Us

Receive Email Updates
Awards & Recognition
About Paul C. Gorski

EdChange Consulting and Workshops on Multicultural Education, Diversity, Equity, Social Justice
SoJust.net Document History of Civil Rights and Social Justice
Least Harm Most Good Blog
Camino hacia la globalización: El bagaje cultural
by Sahnya Shulterbrandt, Directora de Ediciones y Desarrollo, INTER-FORUM Newsletter at FORUM INTERCULTURA, S.A.

La tarea que nos ocupa cambiará las circunstancias de nuestra sociedad y de los gobiernos que nos representen. Debemos entender que la trascendencia de un mandato se extiende más allá de los años de un gobierno. Un proceso electoral y la elección de nuevos gobernantes deben ser las continuaciones de proyectos que beneficien la nación y que ofrezcan las mejores respuestas a todas las interrogantes que hoy día no sabemos como contestar. Solo el que dé la mejor propuesta deberá ser elegido Presidente de nuestro país. El Gobierno tiene la responsabilidad de responder a las necesidades del país y no a sus propias necesidades. El motor hacia el desarrollo de las más grandes sociedades de la historia es precisamente la continuidad y la disciplina social. Abrir las puertas a las oportunidades de nuestro país esta en tus manos, qué vas a hacer con esta llave.

En este empedrado camino hacia la Globalización el mas preciado tesoro debe ser nuestro Bagaje Cultural. Los elementos que comprenden nuestra Cultura Nacional deberán protegerse y conservarse. No nos olvidemos de la "Educación" en todas las áreas, técnica, profesional, intelectual, y artística, ya que en la Globalización está el factor determinante para el desarrollo y crecimiento de los países, sin dicha educación no habría desarrollo.

Para que la Globalización no nos absorba, es importante que estemos conscientes de nuestras riquezas y que nos sintamos orgulloso de ellas y podamos protegerlas y preservarlas con el correr del tiempo.

Esfuerzos como los de Juan Luis y Chichí Peralta por rescatar elementos de la música autóctona deben repetirse en nuestro micro mundo todos los días. En mis años de adolescencia el bailar merengue era una "chopería" y mucho menos hablar de otros ritmos, que lamentablemente hoy van desapareciendo.

Contrario a la cultura de países como Cuba, que hace grandes inversiones en la investigación y protección de los valores más tradicionales de su cultura, República Dominicana nunca ha conceptualizado la rentabilidad de la cultura, y en muy pocas ocasiones ha comprendido el beneficio y la rentabilidad de una inversión como esta.

Estos elementos van más allá de los que tradicionalmente recordamos y citamos con mayor facilidad: la música, la danza, la literatura, pero también incluye artes como la culinaria entre otros aspectos que tendemos a menospreciar o dejar colgados en el olvido.

Así en nuestras artes culinarias los grandes restaurantes, los hoteles cinco estrellas y las mas famosas panaderías de Santo Domingo se jactan de ofrecer lo mejor de la pastelería francesa, pero se olvidan de ofrecer los deliciosos sabores y joyas de la gastronomía dominicana. Así podría servirse, además de los maravilloso panes franceses, un pan de batata con jengibre, o un sabroso yaniqueque horneado.

Por iniciativa de un Organismo Internacional el Consejo de Cultura está motivando el desarrollo de una artesanía autóctona dominicana. Sin embargo hace muy poco tiempo que esta sociedad goza del privilegio de iniciar una cultura artesanal y que además está recibiendo apoyo de la población local.

Es un hecho que el arte es la más completa expresión del espíritu de un pueblo y lo único que perpetúa una civilización en la eternidad.

La riqueza y amplitud de la artesanía haitiana, la inmensa variedad de objetos y técnicas, como el trabajo en hierro, el tallado de madera, el tallado de piedra, la pintura Naif, solo por citar algunas de las más preciadas y fácil de encontrar en las calles de Santo Domingo, tiende a confundir al turista que viene en búsqueda de algo autóctono y se lleva una pieza extranjera o una pieza de imitación que nada tiene que ver con lo dominicano o con lo nacional.

Las fiesta patronales, que tradicionalmente representaban la mayor conservación del acervo popular, se ven hoy convertidas en parrandas licoreras, que más que proteger e incentivar el arte y la cultura llevan a la vida desenfrenada y libertina, donde no hay mayor valor que el poder económico y las apariencias.

Los tradicionales concursos y exposiciones de trabajos manuales van desapareciendo. El macramé ya no es un pasatiempo de nuestras jóvenes a pesar de estar tan de boga hoy día. El practicar este arte es un acto anticuado. Los juegos tradicionales ya no se practican y la mayoría de nuestros niños y hasta nosotros sus padres, pasamos nuestro tiempo libre enfrascados en el televisor o frente a los juegos del computador, dándole a nuestras vidas la calidad que realmente no se merece.

Fiestas tradicionales, como aguinaldos, angelitos, San Andrés y muchas otras se ven sustituidas por Acción de Gracias, Haloween y los huevos de pascuas. No hay nada más lejano de nuestra cultura. Qué bueno que esas otras culturas estén tan sólidas que tengan las fuerzas para penetrar nuestros hogares y convertirse además en eventos comerciales que nos empujan al consumismo desenfrenado, con ningún otro objetivo que el de estar a la moda. Los detalles personales y los regalos pensando en la persona a quien se van a ofrecer pierden su sentido frente a la importancia de la marca del regalo y la inversión económica en la que se incurrió. Lo demás no tiene ninguna importancia.

Brindemos la oportunidad de disfrutar nuestra propia cultura y sintámonos orgullosos de ella. Para quien viene de fuera lo más importante es todo lo autóctono de nuestro país. Recuerda que en este viaje sin retorno la cultura es nuestro único equipaje.

an EdChange project
© Paul C. Gorski, 1995-2017